UA-47853681-1

24 de nov. 2014

Migueliots de La Roda

Buenos días,

Esta semana os traigo algo pequeño pero muy y muy bueno. Además es algo muy fácil de realizar y que nos puede sacar de algún pequeño apuro si hay que preparar un postre o una merienda con poco tiempo.

Se trata de los Miguelitos de La Roda, son un dulce típico de la localidad de La Roda en Albacete. He buscado la historia de este dulce pero todo es bastante confuso, me parece que he encontrado en la red hasta tres historias diferentes y en cada una alguien diferente  se otorga su creación y su aparición es totalmente diferente a las otras… Así que simplemente saber de dónde son estos dulces ya es suficiente. 
Para prepararlos sólo necesitamos hojaldre (fresco o congelado), crema pastelera (casera o de la que venden preparada) y azúcar glas. Con estos ingredientes y, más o menos, una hora para prepararlos tendremos un pequeño dulce de un sabor extraordinario.

Hay que cortar el hojaldre en cuadraditos de unos 5x5 cm, colocarlos en una bandeja de horno y cocerlos a 200ºC durante 10-15 minutos hasta que estén ligeramente dorados pero sin que se tuesten.
Los dejamos enfriar sobre una rejilla y los abrimos por la mitad con un cuchillo de sierra y con mucho cuidado. Sobretodo utilizar un cuchillo de sierra para cortar perfectamente y con rapidez el hojaldre, si se utiliza otro cuchillo lo único que se consigue es desmenuzar el hojaldre y tener que tirarlo.

Rellenamos el interior con una capa de crema pastelera, generosa pero no muy abundante porque se saldrá por los lados al morder… 
Cuando estén rellenos cubrimos con la “tapa” de hojaldre y los ponemos en una bandeja. Finalmente hay que espolvorearlos con azúcar glas, es mejor hacerlo en el último momento cuando vayamos a servirlos o un ratito antes.

Si no los vais a comer de inmediato o en las horas siguientes a prepararlos os aconsejo rellenarlos también en el último momento, ya que la crema pastelera ablanda el hojaldre y este deja de estar crujiente con las horas. 
Ya lo veis fácil y rápido, y realmente están deliciosos. Los recomiendo, principalmente, a la gente a la que le guste mucho la crema pastelera. Yo los serví sacados de la nevera bien fresquitos y resultaron un éxito total. 
Un abrazo y feliz semana a todos.