UA-47853681-1

8 de gen. 2015

Roscón de Reyes'15


Buenas tardes a todos,

Después de un mes sin publicar nada, por fin vuelvo a publicar algo. Esta vez es para enseñaros el roscón que hice este año para celebrar el día de Reyes.
Utilicé la misma receta que los dos años anteriores (la podéis encontrar aquí), pero este año hice la mitad de cantidad. Con las cantidades de la receta salen dos roscones medianos, pero este año no éramos muchos para comer roscón así que dividí las cantidades a la mitad para hacer sólo un roscón.
Para los que nunca hayáis probado de hacer un roscón de Reyes debo deciros que no se trata de una elaboración difícil ni complicada, simplemente es un proceso que lleva tiempo y necesita paciencia. Y es muy importante tenerla, ya que los procesos de levado han de respetarse para que el roscón quede bien esponjoso.
Para el primer levado necesitamos como mínimo cinco horas, para no desesperar mientras sube la masa, lo que yo hago es: preparar la masa la noche anterior y dejarla levar durante toda la noche. Y cuando me levanto el día de Reyes por la mañana tengo la masa a punto para preparar los roscones.

El segundo levado es más rápido, con un par de horas es suficiente, y si la masa está en un lugar templado en menos tiempo habrá doblado el volumen y ya se puede hornear.
Para el relleno se puede utilizar el que más guste a quien lo vaya a comer. Yo este año me decidí por la trufa, básicamente porque llevo una temporada que la trufa parece que se me resiste… He probado tanto en hacer trufa cruda como trufa cocida, y siempre (las últimas cinco o seis veces) se me ha cortado y ha quedado una mezcla con una textura un poco extraña.
Esta vez lo que hice fue trocear 300g de chocolate con leche en un bol y añadirle 200ml de nata para montar a punto de hervir, removí bien la mezcla para deshacer el chocolate y después añadir tres hojas de gelatina remojadas en agua fría.

Mientras se enfriaba la mezcla del chocolate monté otros 400ml de nata para montar bien fría hasta que estuvo en su punto, y le añadí el chocolate templado. Mezcle bien con la batidora y metí el bol en la nevera durante una hora más o menos.
De este modo conseguí una trufa con textura de mousse y una buena consistencia para poder poner en la manga y rellenar bien el roscón.

Debo deciros que de las tres veces que he preparado roscón de Reyes esta es la vez que más contenta estoy con el resultado, el roscón estaba ligeramente crujiente por fuera y muy tierno por fuera. Además el brioche tenía un sabor buenísimo.
Intentaré no pasar tanto tiempo sin publicar… a ver si está vez lo puedo cumplir.
Un abrazo y feliz semana.